Proyectos artísticos

El artículo 79 de la Constitución Cubana establece que “Todas las personas tienen derecho a participar en la vida cultural y artística de la nación” sin embargo condiciona toda actividad artística en la oración siguiente “El Estado promueve la cultura y las distintas manifestaciones artísticas, de conformidad con la política cultural y la ley

La política cultural la establece el Partido Comunista de Cuba que gobierna, a través del Ministerio de Cultura, y todo pensamiento que se aleje o incluso llegue a contradecir el pensamiento único es excluido, censurado y perseguido a través de órganos de control como el Ministerio del Interior. A su vez, tienes que pertenecer a las instituciones artísticas como la conocida ya desde el caso del poeta Heberto Padilla  “Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)” para poder publicar tus libros y difundir tu arte. Viola así el artículo 20 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que define que “Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación”. El decreto-ley 349 publicado en el 2018 sólo buscaba reforzar esta idea de control y de eliminación de todo espacio cultural independiente que no esté adscrito “a las instituciones”.

El espacio independiente había crecido “demasiado” aparentemente a gusto de los órganos de control. Una prueba de la articulación, colaboración y el liderazgo positivo de los artistas se vio reflejada ya en la experiencia de la #00Bienal de La Habana que se celebró del 5 al 15 de mayo de 2018 como gesto de protesta ante la decisión del Ministerio de Cultura de posponer la celebración de la XIII Bienal de La Habana. A la idea original del artista visual Luis Manuel Otero Alcántara se sumaron a la organización Yanelys Nuñez Leyva, Katerine Bisquet, Amaury Pacheco, Iris Ruiz, José Ernesto Alonso y Yuri Obregon

En este grupo se mencionan varios artistas que participaron en iniciativas que vienen desde la década del noventa. Por eso, esta propuesta de la memoria, para poder ver el recorrido de los artistas que se acuartelaran en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), más allá de la campaña de liberación de Denis Solis o que se presentaran en el Ministerio de Cultura el #27N en repudio al inusual ataque a la sede del MSI en esa madrugada.

Podríamos mencionar las iniciativas del ensayista de Camagüey, Rafael Almanza, impulsor del Cine Club El Navegador, así como de un evento anual que se ha realizado de forma ininterrumpida desde 1995 a la fecha y es la Peña del Júcaro. Recientemente el Grupo Ánima ha publicado una investigación que compila su historia. En dicha Peña han participado artistas jóvenes que han participado en las campañas tanto del #NoAl349 como de #TodosSomosSanIsidro.

Entre las iniciativas de más larga data está Poesía Sin Fin, liderada por Amaury Pacheco, festival que se organizó desde el año 1999, hizo actividades anualmente hasta que en el año 2018. Con la ola represiva ante la reacción de los artistas al decreto 349, se funda el Movimiento San Isidro, con otros artistas como Yasser Castellanos que venían de Omni Zona Franca, Michel Matos de Festival Rotilla y Productora Matraka, y Luis Manuel Otero Alcántara que en el año 2016 impulsó el Museo de la Disidencia y en el 2018 organizó la Bienal 00 junto a Katherine Bisquet, fotógrafa acuartelada en la sede del MSi en noviembre de 2020 y participante del diálogo del #27N.

El caso del Grupo Demóngeles que vale la pena recordar cómo después de ser desarticulado en el 2011 forzando al exilio a sus fundadores, se refunda en el año 2019 con la adhesión de nuevos miembros que se sumaron a la perseverancia de Abu Dujanah, uno de los acuartelados apoyando al Movimiento San Isidro.

Hay grupos como el de punk rock Porno para Ricardo (1998) que son paradigmático en la disidencia artística, especialmente en el año 2003 toma relevancia política cuando fue detenido Gorki Águila, hoy muy activo en los proyectos impulsado por Estado de Sats. Esta última iniciativa, impulsada por Antonio Rodiles, nació como un espacio libre de diálogo y compartir arte y pensamiento crítico, en el cual participaron activamente artistas como Lía Villares, el periodista Boris González Arenas, y la periodista Camila Acosta. Un espacio que supo en su momento hacer confluir a artistas y a activistas en campañas como Por Otra Cuba;  unir esfuerzos en espacios de consensos como el Foro de Derechos Civiles y Libertades y proponer hojas de ruta para la transición democrática como Compromiso Ciudadano.

Por otro lado, existe una larga lista de cantantes y músicos disidentes, como David Escalona, Los Aldeanos, Maykel Osorbo, etc. lo que dificulta el poder mencionar a todos. Asimismo, no podemos dejar de considerar a artistas independientes de distintas disciplinas, como es el caso del cineasta Miguel Coyula que también fue censurado tantas veces o es emblemático por su premiada película a nivel mundial “Memorias del Desarrollo”(2010)  o de cómo el grafitero El Sexto, Danilo Maldonado que fue detenido tras realizar un performance de soltar dos puercos con los nombres de Fidel y Raul para Navidad.

La artista reconocida mundialmente, Tania Bruguera impulsa el Instituto de Artivismo Hannnah Arendt INSTAR en el año 2015 lanzando convocatorias, creando una comunidad de artistas, estudiantes, de ciudadanos que fueron claves tanto para la campaña del #NoAl349 así como para el diálogo del #27N. En su misión, la institución expresa que “Queremos trabajar con la gente que se encargará día a día de la construcción de la democracia en Cuba, demandando sus derechos y luchando por la justicia social en sus escuelas y trabajos; transformando a los espectadores en ciudadanos activos”.

Reynier Guerra,  Glenda Ferbeyre y Cecilia González crearon Colón Cultural en el año 2016 con un festival donde participaron artistas cubanos y extranjeros en el barrio de Colón.  

El Colectivo  Ánima, hizo su primera exposición en 2010 en un proyecto liderado por las curadoras María Lourdes Mariño Fernández y Anamely Ramos González (una de las acuarteladas del MSI). Sin embargo, fue con el pasar de los años y de varios proyectos artísticos más que decidieron recién en el año 2018, ponerle un nombre al grupo de artistas que estaba conformado por Lester Alvarez, fundador de la editorial La Maleza, Camila Lobón, Luis Alberto Mariño, compositor y miembro de Cultura Democrática.

El Club de Escritores Independientes de Cuba (2007) fundada por el ex prisionero político del Grupo de los 75, el escritor Jorge Olivera luego de unos años cuando veía mermar sus membresías por la constante emigración, detenciones arbitrarias, se vío refundada al adherirse nuevos miembros, una generación más jóven y decidieron rebautizarlo como Club de Escritores y Artistas de Cuba (2018). El CEAC tiene como Presidente a Jorge Olivera Castillo, como  Vicepresidente Angel Santiesteban y como Especialista en Comunicación a Camila Acosta Rodriguez, una de las participantes del diálogo el #27N. Entre las lecturas de poesías de CEAC uno puede encontrar miembros de Poesía Sin Fin, Omni Zona Franca, Matraka Producciones, Grupo Demóngeles y Estado de Sats.

La comunidad de artistas se fue retroalimentando a sí misma, estableciendo parámetros de solidaridad y colaboración que marcaron precedentes en la lucha pacífica por la democracia en Cuba.