Revistas independientes

Desde 1987 hasta la fecha hubo al menos 20 revistas independientes en Cuba que sólo fueron publicadas por unos años y ya no tuvieron continuidad, ya sea por falta de recursos, por desintegración del equipo editorial al exiliarse, por persecución a sus editores o directores, u otros motivos. Algunas de las revistas son de ensayos, literatura y de poesía, y otras sobre cuestiones económicas, sociales y políticas de Cuba. 

Hubo casos de revistas de las mismas instituciones gubernamentales, creadas con cierta independencia y que llegaron un momento dado que también fueron censuradas. Es el caso de la Revista Albur (1987-1992) que fue dirigida por Iván González Cruz en el espacio del ISA pero que fue cerrada por publicar a autores considerados disidentes como Rafael Almanza. El ensayista camagueyano también recuerda cómo la revista Antenas Segunda Época, de literatura, fue arrebatada al grupo que la hacía en 1990 o Espacio Aglutinador de Sandra Ceballos que es de 1994.

Antes de que llegara la era blogger, Reinaldo Escobar y otros intelectuales impulsaron la primera revista digital llamada Revista Consenso (2005-2007). Reinaldo también contribuyó a la iniciativa de Orlando Luis Pardo llamada Revista Voces, una de las principales del movimiento cultural y disidente del momento. Se definía como “Dossier de discursos disímiles, dentro y fuera de Cuba. Una veintena de escritores y una ventana para mirar dentro y fuera de Cuba. Voces de cambio y continuidad, veloces al punto de lo inverosímil”. 

Tanto Orlando Luis Pardo como Rafael Almanza recuerdan la huella que dejó entre las revistas culturales, a Lizabel Mónica, fundadora y editora de la Revista DesLiz, cuyo objetivo fue  romper la frontera vigente entre Cuba y el resto del mundo, y entre los cubanos que habitan la isla y la diáspora nacional.

Existieron distintas iniciativas fuera de la isla como El Disidente realizada en Puerto Rico o El Camagüeyano, impulsada por el periodista independiente emigrado, Luis Guerra. La Revista Diáspora(s) es otro reflejo de esa constante dicotomía del cubano que está dentro y fuera de Cuba. La Revista Hispano Cubana (1998- 2013) publicada cuatrimestralmente por la Fundación Hispano Cubana era dirigida por Javier Martínez Corvalán e incluía contenido de política, cultura y arte y tenía como objetivo ser un instrumento para reforzar el vínculo que existe entre los pueblos de España y Cuba, teniendo siempre como punto de referencia la defensa de la libertad, la democracia y los derechos humanos en isla. 

Al menos tres revistas y publicaciones fueron impulsadas por movimientos, partidos y proyectos políticos. La Revista Nacan (2011-2019) una revista que impulsaba el Foro Antitotalitario Unido (FANTU), dirigido por Guillermo “Coco”  Fariñas. La iniciativa de Antonio Rodiles, Estado de Sats llegó a publicar al menos una edición de Cuadernos para la Transición (2013) y el Instituto Patmos dirigido por Mario Félix Lleonart los Cuadernos de Pensamiento Plural (2014-2016). Así como los movimientos políticos tuvieron sus publicaciones, el movimiento sindical independiente también lo tenía a través de sus boletines de Sindical Press

Existen muchísimas iniciativas más de las que se mencionan aquí, pero sin duda algunas de estas han dejado sus precedentes. La mayoría de estas revistas que ya dejaron de publicarse fueron creadas en la era previa a internet, incluso algunas de ellas se publicaban en blogs por su fácil desarrollo y acceso desde Cuba. 

Entre las revistas digitales más recientes que no se mantuvieron más de dos años estuvo Cachivache media que tenía como lectores destinatarios a “los milenial cubanos que disfruten del triángulo amoroso cultura-tecnología-sociedad” y Notas del Cielo, una iniciativa del Instituto Patmos que al verse su fundador forzado al exilio, dejó de publicarse.

Invitamos a quienes tengan comentarios, correcciones o información complementaria, a que tomen contacto con nosotros así se podrá actualizar esta investigación con los comentarios de quienes visiten esta página.