Lía Villares: «Cada vez más artistas están menos dispuestos a quedarse callados»